Páginas vistas en total

martes, 4 de diciembre de 2012

CARTA DE UN GENERAL A OTRO, VIVA ESPAÑA


Carta del general Díaz de Villegas a su homónimo Pontijas Deus: “Los honores militares se regalan a representantes autonómicos que no respetan la bandera de España”

El general Vicente Díaz de Villegas y Herrería
El general Vicente Díaz de Villegas y Herrería
Vicente Díaz de Villegas y Herrería/Remitido.- Mi primera relación con la familia Pontijas Deus fue en el año 1967 en la Academia General Militar de Zaragoza. Allí según la tradición académica el Caballero Cadete recién ingresado que dormía al lado era llamado “hijo” o “fillo” académico y ese fue Javier Pontijas Deus hermano del General Ángel Pontijas Deus.
Años más tarde el Comandante Pontijas Deus durante su periodo de prácticas de Estado Mayor en la Brigada Paracaidista, encontró la muerte, en acto de servicio a España, en un salto en Paracaídas.
El general de Artillería Ángel Pontijas Deus hermano de Javier, es un militar disciplinado y estudioso. Su carrera técnica superior se ha completado con dos doctorados, en Estado Mayor y Geodesia y un master en Investigación Operativa. Podemos decir que las neuronas no le fallan. Ademas es paracaidista como su hermano fallecido.
Tratando de buscar el por qué de lo que ha escrito me remontaré a nuestro Juramento a la Bandera de España, Nación secular, reducida ahora para algunos cortopensantes a simple estado o país.
Los Pontijas Juraron, a Dios y Prometieron a España besando con unción su Bandera obedecer y respetar siempre a sus Jefes no abandonarles nunca y derramar hasta la ultima gota de nuestra sangre en defensa de la unidad e independencia de la Patria y del orden dentro de ella. El mayor ya lo cumplió.
En el mundo global los riesgos se han multiplicado y es importante para los profesionales de las Armas estar en una permanente alerta mental. Es importante acercarnos a la verdad. En la batalla para contrarrestar riesgos, antes de que se conviertan en amenazas, los medios de comunicación son claves hasta el punto de convertir en algunos casos al perdedor en ganador, al terrorista en valiente luchador, al suicida en mártir, al asesino en víctima. Las acciones de nuestros soldados se convierten en estratégicas al aparecer en prensa.
Es un tiempo en el que la palabra no se puede contrarrestar con la palabra y donde España ha sido y es permanentemente agredida sin que se juzgue de oficio a los culpables. Es un tiempo en el que la religión de la mayoría de los españoles es condenada al silencio y a no rendir el mayor culto de la Misa a los santos Patrones en los Ejércitos en aras de alguna minoría. Es un tiempo en que los honores militares se regalan a representantes locales o autonómicos que en algunos casos ni quieren ni respetan la Bandera de España. Es un tiempo en que no se respeta la ley de Banderas. Es un tiempo en el que se silba al Himno Nacional de España. Es el tiempo de las catacumbas.
El juramento a Dios y la promesa a España es el mayor compromiso que todos tenemos pero otras regulaciones reglamentarias parece que tienen un mayor peso. No todos los españoles se encuentran ante la tesitura de ser perjuros pues nada han jurado o si lo han hecho no se sienten comprometidos por el juramento o promesa . No todos los españoles ceden su libertad para no formar parte de una facción política que arrastre a sus subordinados a su facción.
Cesar al director de la publicación es una medida legal (¿falta de confianza?) pero no cambia el pensamiento y sentimiento de quienes por devoción y obligación quieren a España. El cese del General ha sido un galardón no buscado pero si asumido por él y por todos los profesionales. Los militares tienen la “mala costumbre” de asumir su responsabilidad y de no enriquecerse con el dinero de los españoles,. no adoran el becerro de oro. La milicia no es más que una religión de hombres honrados.
Mi General que buen vasallo fueras si tuvieras buen Señor.
Un fuerte abrazo de Señor Soldado de España.
*General
A SUS ÓRDENES MI GENERAL, VIVA ESPAÑA

No hay comentarios:

Publicar un comentario