Páginas vistas en total

domingo, 10 de noviembre de 2013

LADRAN, SEÑAL QUE SON PERROS, MI APOYO A BELLALTA.

El conductor de un Seat Altea intenta asesinar a Bellalta en la carretera de circunvalación de Constantí (Tarragona)


El presidente del Partit Espanyol de Catalunya (PEC), Gerard Bellalta, denunció esta mañana ante los Mossos d’Esquadra haber sido objeto de un intento de asesinato cerca de la entrada al aeropuerto de Reus. Según relató a nuestra redacción el líder de los unionistas catalanes, los hechos se produjeron en torno a las 10 de la mañana, cuando circulaba a bordo de su vehículo, un Mercedes 220 CBI, por la carrereta de circunvalación de Constantí (Tarragona).
Cuenta Bellalta que el ocupante de un turismo Seat Altea de color blanco, que circulaba a gran velocidad, pretendió embestir con el vehículo el coche del político y empresario barcelonés, con intención de echarlo de la carretera.
El líder del PEC señala que tuvo que realizar una maniobra “bastante peligrosa” para evitar la colisión y que se trataron de “unos momentos de extrema tensión en los que temí seriamente por mi vida”. El presunto homicida continuó su persecución a gran velocidad, lo que obligó a Bellalta a realizar maniobras evasivas para evitar un accidente. Ello supuso un grave riesgo para el resto de usuarios de la vía. “Si a esa velocidad hubiese logrado echarme de la carretera, a estas horas no estaría contándolo”, asegura.
Tras conjurar el peligro, Gerard Bellalta denunció los hechos a los Mossos d’Esquadra a través del teléfono 112. Denuncia que el agente que atendió su llamada hizo caso omiso del suceso, pese a identificar la matrícula y dar la descripción exacta del coche que conducía el presunto homicida.
El dirigente del PEC optó entonces por llamar al propio comisario general de los Mossos, quien hace unos días se comprometió a velar por la seguridad tanto de Bellalta como de su familia. “Me trató con desdén y tampoco quiso hacer nada”, lamenta Bellalta. “Esto es ya un acoso y derribo en toda regla. Ni aún facilitando la matrícula del conductor del Seat hacen nada. Los Mossos, supongo que siguiendo órdenes políticas, se niegan a garantizar mi seguridad y siento que esto no va a parar hasta que ocurra una desgracia. No puedo abandonar Cataluña porque ésta es mi tierra y aquí tengo mis negocios”, añade el candidato por el PEC a la Alcaldía de Barcelona.
Ataque la víspera del 12-O
Este gravísimo suceso se produce sólo tres semanas después de que un grupo de separatistas radicales atacaran el vehículo de Bellalta en la puerta de su domicilio de Vilanova i la Geltrú, en un nuevo un acto de violencia esta vez dirigido no sólo contra él, sino también contra su mujer y la menor de sus hijas. Fue en la noche de la víspera del 12-O, cuando Gerard Bellalta regresaba a Vilanova tras cenar, junto a su mujer y su hija, con el director de Alerta Digital en un restaurante de Barcelona. Al llegar a su domicilio, un grupo de radicales, algunos con pasamontañas, abordaron el turismo del político y empresario en medio de una catarata de insultos y amenazas.
Respondiendo a una acción típica de la kale borroka, los violentos habían antes inutilizado el dispositivo de apertura de la puerta del garaje del domicilio de Bellalta. El candidato a la Alcaldía de Barcelona por el Partit Espanyol de Catalunya (PEC) bajó de su turismo para enfrentarse a los agresores. Dentro, su mujer y su hija de 12 años contemplaban aterrorizadas la escena. Mientras los separatistas rodeaban a Bellalta, uno de los radicales logró introducirse en el vehículo y trató de agredir a las dos mujeres con un objeto punzante.
Llamamiento al Gobierno central
Dado que la casta catalana no hace nada por evitar lo que, de seguir así las cosas, parece inevitable, Alerta Digital hace un llamamiento al Gobierno de la nación para que asuma sin dilación la protección de Gerard Bellalta y de su familia.
No caben ya contemplaciones ni medias tintas. Ese reducto viviente del cromañonismo ibérico tiene que ser combatido sin cuartel hasta su completa aniquilación. Millones de españoles no pueden seguir con indiferencia la campaña de linchamiento que ha sido puesta en marcha contra cualquiera que en Cataluña alce su voz contra el nacionalismo y defienda la vigencia del proyecto nacional español.
En una lucha desigual, a Gerard Bellalta le cabe el honor de ser la principal pesadilla del separatismo catalán y convertirse, a base de coraje e instinto patriótico, en guardián del bien común, al actuar como garante de la continuidad del ejercicio de la autoridad al que ha renunciado el Gobierno de España. La autoridad de lo español sobre la laxitud moral de los traidores advenedizos, en su mayoría churretosos charnegos, que han convertido a Cataluña en una región sin ley para los que se sienten tan españoles como catalanes.
Alerta Digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario